Buscar este blog

miércoles, 12 de marzo de 2014

Bratislava.

Desde el aeropuerto a la ciudad hice autostop en el taxi de un hotel. Bratislava es una ciudad muy pequeña, y vi todo lo principal paseando mientras buscaba un albergue. Parecia una ciudad fantasma. Las calles estaban vacías y oscuras. Pero era muy bonito. Me encantó la tranquilidad que encontré en el casco histórico. Aunque no es tan bonito cuando vas a las afueras. Terminé en una calle donde no se veía el final debido a la oscuridad. No está mal, pero si has visto la película "Hostel" tu mente te trae malas memorias.

Me decidí por el "Blues hostel". Y fue una muy buena elección. El personal es muy agradable, dispuesto a ayudar. El hostel está bastante bien. Las habitaciones están limpias, las camas son muy cómodas y el baño está muy limpio también. Hay un bar en la sala común, lo que hace que todo el mundo se reuna tomando una cerveza sin necesidad de salir a la calle.
El precio son 10 euros por noche. No es nada del otro mundo, pero no hay diferencia con el resto de albergues en la ciudad.

Bratislava me recibió con un tiempo precioso. El sol brillaba y la temperatura estaba por encima de los 10 grados. Fui por primera vez al free tour, y me pareció una muy buena manera de ver la ciudad y conocer gente.

Los sitios que debes visitar estás bastante cerca unos de otros, así que recomiendo ir andando a todos lados. Incluso al castillo, que está en lo alto de una colina. Parece que está bastante alto, pero no es así y en unos 15 minutos llegas ariiba desde la plaza principal. Una vez arriba, puedes ver la ciudad entera, aunque a mí no me impresionó en absoluto.

Hay varias estatuas por toda la ciudad, la más famosa es la del tipo dentro de la alcantarilla. Me sorprendió que al ser lo más representativo de Bratislava, era bastante sencillo hacerte una foto sin tener que esperar a otros turistas. Y es que no hay muchos.

He estado tres días en Bratislava. Más que suficiente, pero he pasado unos días perfectos, y he conocido a muy buena gente que me hicieron quedarme más de lo que tenía pensado.

1 comentario:

  1. Querido Eugenio, me temo que como sigas así no vamos a poder presentar ésto al certamen de la Sonrisa vertical.

    ResponderEliminar