Buscar este blog

martes, 25 de marzo de 2014

Dia de partido.

video video video
Llegue a Belgrado un dia de partido. Jugaban el Partizan contra el Maccabi, en el top-16 de la Euroliga. No estaba seguro de ir o no, porque no era un partido importante, pero no tenia nada mejor que hacer excepto dormir, asi que me decidi a ir.

De camino al pabellon conoci a una chica que iba para alla. Intente hablar con ella, pero no hablaba ingles y fue dificil comunicarse. Con lo poco que se de polaco, que es parecido al serbio, conseguimos medio entendernos.

Me dijo que ibamos a intentar entrar solo con su entrada, porque ya no vendian mas entradas. El precio era minimo igualmente. Ni siquiera dos Euros.

El chico de la puerta no me dejo entrar, y ella salio conmigo intentando encontrar a alguien que vendiese una entrada. Como a veces parece que me pasa a mi, tuve la suerte de que un chico vino y nos dio una entrada. Gratis.
No podia creer que tenia tanta suerte. OTRA VEZ.

En el partido me puse con los ultras. Fue una locura. Estuvieron cantando, gritando y saltando 30 minutos antes de que el partido empezase, y por supuesto no pararon cuando lo hizo.
Fue un partizo increible, a pesar de que no lo disfrute mucho porque estaba mas pendiente de cantar.

Partizan gano por dos puntos, en un partido muy emocionante. Cuando termino, los aficionados se volvieron aun mas locos. Celebramos la victoria unos 20 minutos con los jugadores. Nunca habia visto nada asi. He estado en cientos de partidos, pero estos fans eran increibles. Nos quitamos las camisetas para los ultimos 5 minutos, y uno de ellos lanzo la suya a la pista cuando Bogdanovic metio el triple de la victoria.

Todo fue perfecto. Me creia la persona con mas suerte de la tierra. No solo habia llegado a Belgrado en autostop. Lo habia hecho a tiempo para el partido. Habia entrado de gratis, y habia sido una de las mejores experiencias de mi vida.

Pero cuando el partido termino, y saliamos del pabellon, cantando por supuesto, decidi hacer un nuevo video. Uno de los lideres vino hacia mi, y a pesar de que no entendi una mierda, comprendi que no queria que les grabase, porque quiso coger mi telefono, e incluso me empujo. En ese momento, nadie quiso hablar conmigo, y cuando le pregunte a una chica que me habia dicho, me miro con miedo y se fue para otro lado.



Aunque me dejo ir, no me senti a salvo hasta que llegue a mi albergue, dando una vuelta considerable por si me habian seguido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario