Buscar este blog

miércoles, 16 de abril de 2014

De Skopje a Sofia.


Empecé el viaje más tarde de lo que debía, a las 2 me fui hacia la carretera. Esperé dos minutos al primer coche, pero me dejó en un sitio malísimo. En medio de la autovía.
Intenté que alguien parase, pero después de 15 minutos desistí y empecé a caminar hacia una gasolinera, que según la señal estaba a 2 km. Cuando llegué, me paró un coche de policía. Me acordé del policía austriaco y pensé que no iba a tener tanta suerte esta vez. No hablaban inglés, pero cuando les dije que era de España dijeron:
España? Muy bien. Real Madrid! Continúa.

Llegué a la gasolinera pero no era un buen sitio porque no iba de vuelta a la autovía. Caminé otros dos km, hasta que llegué a una rampa en la que un coche de Kosovo paró cuando llevaba 20 minutos esperando.
Me llevaron 30 km hasta Kumanovo, y allí intenté buscar la salida a Sofia, que estaba a 4 km caminando por la autovía.
No me quedaba otra que caminar. Cuando llegué a la salida estaba cansado, desesperad porque había caminado 8 km con la mochila, se estaba haciendo tarde y aún me quedaban 200 km para llegar a Sofia. En Bulgaria tienen el reloj una hora adelantada, así que iba a ser muy difícil conseguir un coche que fuera para allá.

Pero un coche con tres búlgaros muy simpáticos paró, y después de preguntarme si llevaba drogas, aceptaron cruzar la frontera conmigo.
Después de unos minutos conduciendo, apareció un policía en mitad de la carretera que nos paró. Íbamos demasiado rápido, así que tuvieron que sobornarle y nos dejó continuar. Pero al cabo de 20 minutos nos volvieron a parar. Esta vez todo estaba correcto, así que no tuvimos que sobornarles de nuevo.

En la frontera, tuvimos que esperar 30 minutos hasta que los oficiales macedonios decidieron comprobar nuestros pasaportes.

Paramos a cenar algo en un pueblo búlgaro, y no me dejaron pagar. Además, llamaron a una amiga que tenía un albergue, y me llevaron justo a la puerta. El día no había empezado bien, pero todo salió perfecto al final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario