Buscar este blog

miércoles, 18 de junio de 2014

Viniendo a Venezuela.




La verdad es que, cuando planeaba mi viaje, nunca me planteé el venir a Venezuela. Según lo que podía leer, la situación era muy inestable y casi que te matan sólo por el hecho de salir a la calle. Yo quería llegar al continente lo más al norte posible, así que me decidí por Guyana. Y estuve pensando llegar a la antigua colonia inglesa durante meses. Incluso tenía mi billete comprado para el 28 de mayo.

Pero estando en Trinidad, en casa del Couchsurfer que me alojó, me dijeron que no era para tanto, que había que "andar pilas", pero que podía recorrer el país sin problema. Eso sí, nada de autoestop, que los autobuses eran súper baratos.

Había un ferry que hacía el Port of Spain - Güiria. Salía el 28 de mayo también, y era el último servicio que daban antes de cancelarlo debido a la inestable situación venezolana.

Así que no me lo pensé ni 10 minutos, y decidí que iba a venir a Venezuela.

Tuve que llegar al puerto a las 7 de la mañana, y en la aduana me pedían una prueba de que iba a salir del país. Como no tenía ni idea de dónde o cuándo me iba a ir, hice un billete falso que no sé cómo coló.

Pero ya estaba en el ferry, viendo Venezuela a lo lejos, aunque aún me me quedaban unas horas.

En el ferry conocí a un viajero argentino que había llegado a Trinidad navegando desde Ciudad del Cabo, y decidimos que íbamos a hacer autoestop juntos para quitarnos el miedo.

Una vez en Güiria, una familia que habíamos conocido nos llevó a su casa para cambiarnos dólares, y después nos llevaron a una bomba de gasolina, donde tardamos 30 segundos en conseguir que un coche nos recogiese.

Güiria no es la ciudad más bonita que había visto. De hecho, es conocida por ser insegura. Pero me encantó la de gente que había por la calle. El bullicio de las motos yendo en todas direcciones, obviamente no vi ni un casco y era bastante común ver 3 o 4 personas por moto.
También me sorprendió el precio de la gasolina. Por céntimos de euro puedes llenar el depósito.

Estaba en Venezuela, un país peligroso según muchas embajadas, pero la gente venezolana resultó ser la mejor que he conocido hasta ahora.

Ferry:
Port of Spain - Güiria.
Duración: 4 horas.
Distancia: 90 km.
Precio: Unos 80€, bebidas incluidas.

1 comentario:

  1. Te te nota cambiar día a día. La cara, las expresiones, las posturas. Se te queda chico el mundo. Un abrazo eterno

    ResponderEliminar